Por: Alejandra Prada Mora, voluntaria en Congreso Visible

 

Uno de los problemas que más desangra los recursos de los colombianos es la corrupción en las entidades públicas. La información para conocer las causas y las consecuencias de la misma es limitada, pues encontrar relaciones directas con otras variables es difícil dada su compleja medición y la falta de datos confiables. Así mismo, aunque se han desarrollado investigaciones para encontrar relaciones existentes alrededor de esta problemática, no se han enfocado en las entidades legislativas de nuestro país, las cuales, siguiendo el Índice de Transparencia para el 2015-2016, tienen grandes riesgos de corrupción. Por tanto, buscar más explicaciones es indispensable para la formulación de políticas públicas centradas en disminuir la corrupción.

En esta breve investigación se expone que a medida que aumenta el número de congresistas nacidos en cierto departamento, la corrupción gubernamental del mismo disminuye. La anterior relación se puede esperar, ya que, a un mayor número de senadores y representantes, el control sobre los recursos de la región es mayor; además, a medida que aumenta el número de éstos, es más difícil para las redes de corrupción formarse como lobby, pues ejercer control sobre un grupo numeroso es más complejo que sobre un grupo reducido.

Para exponer lo anterior, se usarán los datos del programa Congreso Visible que contiene información de los senadores y representantes a la cámara que ejercieron entre el 2014-2018 y el Índice de Transparencia de las Entidades Públicas para 2015-2016 desarrollado por la organización Transparencia por Colombia, como aproximación a la corrupción departamental (no es una medida directa ni única). Inicialmente, es interesante centrarnos en el Senado debido a que la circunscripción de esta cámara es nacional, donde los senadores son elegidos por votaciones nacionales cada cuatro años. Es decir que los elegidos son representantes de todo el país y no de una región en particular.

Dadas las importantes decisiones que son tomadas en el Senado, éste ha estado permeado de varios escándalos de corrupción. Dentro de los más reconocidos se encuentra el Caso Odebrecht, en el cual varios senadores han sido investigados y condenados por recibir fondos de esta firma para favorecer el proyecto de la Ruta del Sol y otorgar la licitación sin antes hacer un concurso público. Por ejemplo, los senadores Musa Besaile y Bernardo “El Ñoño” Elías ya fueron condenados por este caso; Armando Benedetti y Antonio Guerra aún están siendo investigados por este procedimiento. Otro caso reconocido es el llamado Cartel de la Toga, en el cual han salido a la luz senadores que manipulaban los procesos investigativos de la Corte Suprema de Justicia. Por este caso aún no se ha desarrollado ninguna condena. Siguen en investigación los senadores Hernán Francisco Andrade, Musa Besaile y Álvaro Ashton. Adicionalmente, hay senadores condenados por nexos con grupos paramilitares, como son Álvaro García Romero y Jairo Merlano; y senadores investigados por esto mismo como Álvaro Ashton, Nerthink Aguilar, Pedro Muvdi Arangüena y Luis Alberto Gil.

Dado que estas actuaciones repercuten negativamente sobre el bienestar de la sociedad al consumirse los recursos públicos en procesos inescrupulosos, es interesante conocer si un mayor número de senadores provenientes de un departamento genera un cambio en la transparencia gubernamental de ese mismo departamento.

Para responder lo anterior, se presentan dos mapas políticos de Colombia que muestran el Índice de Transparencia Departamental entre los años 2015-2016 (mapa 1) y el número de senadores del periodo 2014-2018 clasificados por el departamento de nacimiento (mapa 2).

 

 

Como se observa en el Mapa 1, los índices de transparencia más bajos se encuentran en los departamentos periféricos del país, como es el caso de Chocó, La Guajira, Guainía y Amazonas, siendo éstos 30, 42, 43 y 48 sobre 100, respectivamente. En comparación, Antioquia, Meta, Santander y Tolima son los departamentos con los índices de transparencia más altos (86, 80, 79 y 78 sobre 100, respectivamente). Este patrón se repite al estudiar la división departamental de los senadores, que como se afirmó anteriormente, no debería estar relacionada con el desempeño del departamento, dado que éstos velan por el bienestar de toda la población colombiana.

Como se muestra en el Mapa 2 y de acuerdo con los datos del Programa Congreso Visible, la suma de los senadores provenientes de Chocó, La Guajira, Guainía y Amazonas es uno mientras que la suma de los senadores de Antioquia, Meta, Santander y Tolima es veintiséis. Además, se observa que los departamentos periféricos del oriente de Colombia no cuentan con senadores en el gobierno y tienen índices de transparencia medios-bajos. Esta relación simple respalda la hipótesis de que tener representatividad en el Senado tiene correspondencia positiva sobre la transparencia territorial. Concretamente, entre más senadores de un departamento dado hay en el Senado, mayor es el Índice de Transparencia de ese departamento.

Adicionalmente, se observa claramente en el siguiente gráfico de dispersión la relación positiva entre estas variables con un coeficiente de correlación de 0.4 significativo al 5%.

 

Gráfica 1.

 

El análisis presentado apoya la hipótesis planteada, lo que puede sugerir que un mayor número de senadores nacidos en un departamento favorece al territorio correspondiente. Dado lo anterior, es deseable tener representatividad departamental en el Senado ya que está relacionado con una menor corrupción usando la medida presentada por la organización Transparencia por Colombia. Sin embargo, se debe resaltar que sólo se está usando una medida de la corrupción que aglomera tres características (Visibilidad, Institucionalidad y Control y sanción), y que no se controla por variables sociodemográficas, como la producción territorial, la cantidad de recursos destinados a los proyectos sociales ni la cantidad de candidatos para senadores formados de cada departamento.

Para continuar con la comparación propuesta, se analiza la Cámara de Representantes. Esta cámara incorpora un factor territorial: los representantes son elegidos por departamento y solo allí pueden votar por el candidato respectivo. Además, el número total de representantes en cada circunscripción variará de acuerdo con el total de población del territorio. Si hacemos el ejercicio análogo con éstos, la tendencia es la misma: los departamentos con un mayor número de representantes tienen un Índice de Transparencia más alto (Mapa 3). Dado esto, se intensifica el hecho de que los territorios con mayor número de representantes (ya sea en el Senado o en la Cámara) tienen un mayor desempeño gubernamental. Más aún, al calcular el coeficiente de correlación, este es igual a 0.56 con un nivel de significancia del 5% (Gráfica 2)

 

 

Con base en lo desarrollado, tanto el número de senadores y de representantes a la cámara clasificados por su departamento de nacimiento está correlacionado positivamente con el Índice de Transparencia del departamento de manera estadísticamente significativa. De manera que, tener representatividad en las entidades legislativas del país es deseable y es una posible medida para combatir la corrupción es estas instituciones y en los gobiernos territoriales. Paralelamente, los departamentos de la periferia del país tienen poca representación en el Senado y en la Cámara de Representantes y son los que tienen un Índice de Transparencia menor. Dado esto, es necesario la inclusión de representantes de estas regiones para favorecer su desempeño relativo. Adicionalmente, el factor territorial en la cámara de representantes, el cual es el total de población en el departamento, debería ser aumentado con un factor de desarrollo territorial, para que aquellos departamentos con una mayor necesidad de desarrollo tengan un mayor número de representantes en el gobierno.

Finalmente, esta investigación abre la puerta a un nuevo enfoque de disminución de corrupción territorial que apoya el desarrollo nacional por medio de la descentralización en las entidades legislativas, donde tener un mayor número de representantes por territorio beneficia a la población. Por último, las investigaciones posteriores podrían desarrollar modelos econométricos con la inclusión de controles socioeconómicos, más medidas de corrupción y a niveles más desagregados para robustecer los resultados y concluir simultaneidad entre las variables.


 

Referencias

Transparencia por Colombia. Índice de Transparencia de las Entidades Públicas (2015-2016)

Congreso Visible. ¿Qué es el Congreso de la República? Universidad de los Andes

Congreso Visible. Bases de datos Congreso 2014-2018. Universidad de los Andes

Gamarra, J (2006). Pobreza, corrupción y participación política: una revisión para el caso colombiano. Banco de la República, No. 70

Armando Benedetti y otros siete senadores, implicados en caso Odebrecht (2017). RCN Radio. Recuperado de https://www.rcnradio.com/

Lo que debe saber del escándalo de corrupción de Odebrecht (2017) Revista Semana Recuperado de https://www.semana.com/

Estos son los cuestionados candidatos al Congreso (2017) Vanguardia. Recuperado de http://www.vanguardia.com/