Gina Parody inició su labor como Ministra de Educación en agosto de 2014 y renunció al cargo el pasado 4 de octubre argumentando, en rueda de prensa, haber "culminado un ciclo de servicio a los jóvenes y a los niños del país".

 

Los números de Gina Parody, como ministra, en el Congreso

 

Los proyectos radicados a nombre del Gobierno

En total presentó 2 proyectos al Legislativo, ambos contaron con la firma de congresistas de partidos de la 'Unidad Nacional', entre estos el Liberal, el Conservador y La U, de este útimo hizo parte durante su segundo periodo y último periodo en el Congreso.

El proyecto que se convirtió en ley fue el que estableció reglas para la inspección y vigilancia de la educación superior, dando respuesta al escándalo de la Universidad San Martín; la segunda de sus propuestas,  que busca crear la Agencia Nacional para la Alimentación Escolar, hasta el momento ha sido aprobada en primer debate.

 

La sentencia de la Corte: el caso de Sergio Urrego

Uno de los temas por los que será más recordada será su rol, como cabeza del Ministerio de Educación, en el acatamiento a la sentencia de la Corte Constitucional en relación con la revisión de los manuales de convivencia de los colegios. El tema desató una ola de reacciones en distintos sectores de la opinión pública. La discusión llegó al Congreso, donde fue citada a debate de control político por los senadores Jimmy Chamorro (La U) y María del Rosario Guerra (Centro Democrático) el pasado 16 de agosto (vea: Titulares del debate sobre convivencia escolar y diversidad sexual y Los focos del debate sobre 'ideología de género).

 

La faceta de congresista

En los dos periodos que fue congresista llegó respaldada con una votación importante: en 2002, la segunda más alta en Bogotá, elegida como Representante a la Cámara; en 2006, como aspirante al Senado, obtuvo la segunda mayor de su colectividad (Partido de la U), solo detrás de Dilian Francisca Toro.

En sus dos periodos como congresista, perteneció a la Comisión I, que se encarga de discutir las reformas a la Constitución, entre otros asuntos relacionados con regulación de derechos. Participó activamente en la discusión de la Ley de Justicia y Paz junto con Rafael Pardo y promoviendo proyectos de interés para las mujeres, entre otros temas (vea recuento completo de su trabajo en el Congreso). En temas de educación, radicó proyectos que procuraban establecer una cátedra obligatoria del idioma inglés en todo el ciclo de la educación formal; establecer una educación integral sobre tabaquismo, alcoholismo y drogadicción.