Las cifras del preconteo de votos de las elecciones del pasado 9 de marzo permiten concluir que la reelección en el Congreso tuvo un leve repunte con respecto a la tendencia que ha mostrado desde comienzos de los 90, sobre todo en la Cámara de representantes.

108 de los 267 congresistas que llegaron en el 2010 fueron elegidos de nuevo para el periodo 2014-2018. Se trata del 40,4%, que contrasta con el 68,5% que aspiró a la reelección.

En la Cámara de Representantes repetirán 52 de los 165, es decir, el 31,5%.

Para el Senado hay que hacer una claridad: de los 45 reelegidos para esa corporación, 34 son actuales senadores, mientras que 11 dieron el salto desde la Cámara. La proporción de reelección es de 54,9%.

Como lo recordó Congreso Visible en un artículo previo a los comicios, las investigaciones académicas sobre el tema indican que desde 1990 la tendencia a la reelección ha venido a la baja, particularmente en la Cámara de Representantes. Las cifras de este año marcan un fuerte repunte en Senado, que se mantiene dentro del rango en que se ha movido, mientras que en Cámara hay un repunte más leve:

Corporación

1990

1991

1994

1998

2002

2006

2010

2014

Cámara

51,8%

47,2%

39,8%

42,9%

35,8%

35,6%

26,10%

31,5%

Senado

55,5%

43,2%

53%

55,9%

54%

55%

43,2%

54,9%

Fuente: Elaboración propia con datos de la investigación El Congreso de la República en Colombia Estabilidad y renovación en las elecciones de 2010

 

Varios factores podrían explicar el leve cambio en la tendencia. Para las elecciones legislativas del 2010 el escándalo de la parapolítica estaba vigente. Tan solo en el 2008 había 29 congresistas detenidos y respondiendo ante la justicia. Fue un factor que, sin duda, afectó la intención de reelección. Luego de las votaciones, la tasa de reelección efectivamente presentó descensos con respecto al 2006, como lo muestran las gráficas. Aunque para muchos la tasa de reelección real podría ser mucho mayor, si, como se dice popularmente, se contaran aquellos que fueran  reelegidos  en cuerpo ajeno.

Para este año, a pesar de los cuestionamientos sobre los herederos de la parapolítica como los que ha hecho la Fundación Paz y Reconciliación, hay menos legisladores encartados en procesos judiciales que les impidieran aspirar de nuevo. Un informe de la MOE sobre el Congreso en el 2013 indicaba que hasta ese entonces cinco congresistas habían perdido su curul por esa razón. Se les sumarían dos casos que estaban pendientes: Piedad Zuccardi y Dilian Francisca Toro.

La diferencia de unas elecciones a otras podría llevar a conjeturar que esta vez más se atrevieron a aspirar y efectivamente más lograron ser reelegidos, por lo que cambió la tendencia.

Partido por partido

La siguiente tabla desagrega cuántos congresistas fueron reelegidos por partido en Cámara y Senado este año, y cuál es la proporción que representan dentro de la bancada de elegidos.

 

Cámara 

Senado

Partido

Elegidos

Reelegidos

%

Elegidos

Reelegidos

%

Cien por ciento Colombia*

2

2

100%

N/A

N/A

N/A

Integración Regional

1

1

100%

N/A

N/A

N/A

La U

37

18

48,60%

21

17

80,90%

Cambio Radical

16

7

43,70%

9

7

77,70%

Conservador

27

10

37%

19

15

78,90%

Opción Ciudadana (Antiguo PIN)

6

2

33,30%

5

3

60%

Polo Democrático

3

1

33,30%

5

3

60%

Liberal

39

10

25,60%

17

10

58,80%

Verde

6

1

16,60%

5

0

0%

ASI

0

0

0%

1

1

100%

TOTAL

 

52

 

 

56

 


Fuente: Elaboración propia con datos de la Registraduría.
* Los reelegidos de este movimiento provienen de dos partidos desaparecidos: Afrovides y Apertura Liberal.
Nota: Las casillas que tienen N/A (No Aplica) indican que el partido no presentó candidatos a esa corporación.

 

La tabla permite ver qué tanto tienden a depender los partidos de congresistas con experiencia en el Legislativo.

En general se evidencian mayores niveles de reelegidos en las bancadas de Senado que en las de Cámara de representantes. Esto puede significar que en la cámara alta los políticos hallan un espacio de estabilidad para su carrera, por lo que una vez estando allí buscan mantenerse por más de un periodo.

Vuelven y juegan, por ejemplo, los casos del senador conservador Roberto Gerlein, que ajusta 40 años en el Congreso y salió reelegido para otros cuatro. O el de Álvaro Ashton, senador liberal que lleva 18 años.

La cámara baja, al contrario, sería más un escenario de llegada en el que los congresistas no necesariamente buscan estabilizarse, sino comenzar a forjar una carrera legislativa que posiblemente terminará en el Senado. Aunque hay excepciones como las de los representantes Germán Navas Talero (Polo, 18 años en la Cámara) y Telésforo Pedraza (Conservador, 20 años), eso puede explicar que históricamente los porcentajes de reelección allí sean menores.

Están, por lo tanto, quienes deciden dar el salto al Senado, lo que da pie para tener más caras nuevas en la Cámara. De hecho, como se dijo más arriba, 11 de los reelegidos este año para Senado llegaron de la Cámara.

Al mirar partido por partido, La U, Cambio Radical y el Conservador tienen las bancadas en Senado con mayor proporción de congresistas reelegidos: entre el 78,9% y el 80,9%. Los tres, sin embargo, no pasan del 50% en la Cámara.

Les siguen el Polo, Opción Ciudadana y el Liberal, con un rango entre el 58,8% y el 60% en Senado.

De este último, sin embargo, es importante destacar que a pesar de que en la Cámara fue el que más obtuvo curules, su porcentaje de reelegidos allí es bajo con respecto a los demás partidos grandes: 25%.

La Alianza Verde tiene una dinámica que puede explicarse en razón a que es un partido que pasará de estar en la coalición de Gobierno a ubicarse en una línea más crítica. Es así como no tiene ningún senador reelegido, y el porcentaje de repitentes en la Cámara no llega ni al 20%. El cambio de posición pudo haber influido en la renovación de sus congresistas.

Hay dos movimientos pequeños con presencia únicamente en Cámara cuyas bancadas para los próximos cuatro años estarán conformadas en su totalidad por representantes reelegidos. Son Cien por ciento por Colombia, partido del cuestionado Yahír Acuña con asiento en Sucre, quien es uno de los que repite; el otro es Integración Regional, que tiene presencia en San Andrés y Providencia y tan solo cuenta con un representante: Julio Eugenio Gallardo. Podría conjeturarse que, al ser colectividades vinculadas a regiones específicas, dependen a su vez de algunas figuras en particular.

 

Pegados a la experiencia

El 68,5% del Congreso elegido en el 2010 quería la reelección para los próximos cuatro años. Que solo la mitad lo logre, según lo anotado anteriormente, no se debe tomar como una novedad, sino como una tendencia común en nuestro sistema.

Tampoco hay que fijarse únicamente en las cifras globales. Decir que el 40,4% del Congreso salió reelegido da una idea de lo que ocurrió el 9 de marzo, pero desagregar la cifra permite ir más allá para entender mejor la forma como se mueve cada partido.

Los más grandes tienden a estar más reforzados por congresistas reelegidos, lo que de alguna manera les permite mantenerse sólidos en el Congreso, si se acepta que la experiencia de aquellos permite mayor eficacia a la hora de actuar como bancada.

Excepciones a la regla, como el Partido Verde, pueden corresponder a una reestructuración o a un cambio de alineamiento de la colectividad. Falta ver cómo le irá con una bancada esencialmente novata.