Por: Mateo Villamizar Ch, investigador de Congreso Visible

 

Según el preconteo de votos, el pasado 9 de marzo se eligieron siete congresistas correspondientes a las cuatro circunscripciones especiales. De ellos, tres fueron reelegidos mientras que los restantes cursarán su primer periodo en el Congreso. Los nombres y partidos de estos parlamentarios son los siguientes:

 

Tabla 1: Congresistas que Obtuvieron Curul en las circunscripciones especiales

Nombre

Partido o Movimiento Político

Circunscripción

Reelecto

Marco Aníbal Avirama Avirama

Alianza Social Independiente (ASI)

Senado Indígena

Si

Jesús Javier Chávez Yondapiz

Movimiento Alternativo Indígena y Social (MAIS)

Senado Indígena

No

María del Socorro Bustamante Ibarra

Fundación Ébano de Colombia (FUNECO)

Cámara Negritudes

No

Moisés Orozco Vicuña

Fundación Ébano de Colombia (FUNECO)

Cámara Negritudes

No

Ana Paola Agudelo García

MIRA

Consulados

No

Jaime Buenahora Febres

Partido Social de Unidad Nacional

Consulados

Si

Germán Bernardo Carlosama López

Autoridades Indígenas de Colombia (AICO)

Cámara Indígena

Si

Fuente: Registraduría Nacional del Estado Civil, 2014

 

 

 

En un artículo anterior publicado por Congreso Visible se mostró de qué manera estos distritos electorales se han caracterizado por encontrarse entre el orden y el desorden en cuanto al número de partidos y movimientos compitiendo por las curules, la cantidad de votos no útiles (por candidatos que no resultaron elegidos) y el número promedio de votos para acceder a un escaño. Veamos qué sucedió en estas elecciones.

Fuente: Registraduría Nacional del Estado Civil, 2014

 

La circunscripción de colombianos en el exterior sigue caracterizándose por su  adscripción a los grandes partidos políticos, lo cual fomenta un número reducido de competidores y una estabilidad en cuanto a los votos no útiles (como puede observarse en la gráfica 1). Un efecto importante de las pasadas elecciones es la disminución en la cantidad de votos necesarios para acceder a una curul (gráfica 2). Lo cual es el resultado del escaño adicional dado a este distrito mediante el Acto Legislativo 01 de 2013.

El Partido Social de Unidad Nacional ha mantenido la curul de colombianos en el exterior desde 2006 por la obtención de la mayoría de votos del distrito. No obstante, en las pasadas elecciones los votos del Movimiento MIRA, el cual ha obtenido la segunda votación en las elecciones de 2006 y 2010, logró superar los niveles alcanzados por el Partido de la U. Además, es importante ver que con 11817 votos el MIRA no sólo superó los niveles históricos mantenidos por su principal contendiente en este distrito sino que en 2014 obtuvo 5487 votos adicionales. Por lo anterior se posicionó como la principal fuerza política de la circunscripción. 

Fuente: Registraduría Nacional del Estado Civil, 2014

 

En cuanto a la Cámara indígena, aunque hubo un aumento en el número de partidos o movimientos compitiendo por la curul, tanto los votos promedio para el acceso a esta como la cantidad de votos no útiles disminuyeron.  Esto en parte se debe a que tres partidos (AICO, MAIS y MUIPIC) [1] obtuvieron aproximadamente el 80% de todos los votos válidos.  Esta alta concentración de votos por organizaciones grandes sumada a una única curul a proveer desincentiva la competencia dentro de este distrito electoral. Es interesante el hecho de que el Polo Democrático Alternativo, partido que mantuvo la curul entre 2006 y 2010, y la Alianza Social Indígena (ASI, hoy conocida como Alianza Social Independiente), que obtuvo la segunda mejor votación en las elecciones de 2006 y 2010, no presentaron listas en esta circunscripción, lo cual pudo aumentar las posibilidades de éxito de otras organizaciones.

Desde 2006, las dos curules al Senado Indígena se han vuelto más apetecidas. Esto se evidencia en el crecimiento del número de partidos y movimientos políticos que compiten por ellas. Dos en 2006; cinco en 2010; y 14 en 2014. Esta mayor competencia se traduce en un aumento de los votos no útiles y en promedios más altos de votos para ganar uno de los escaños. Es importante resaltar que la lista de la ASI obtuvo 82570 votos en estas elecciones, lo que representa un aumento cercano al 300% de la votación que obtuvo en 2010 (27453 votos).

Las disminuciones con respecto a 2010 en los votos no útiles y en el promedio de votos para el acceso a la curul en el distrito especial de negritudes responden a la disminución del número de movimientos competidores. No por esto deja de ser preocupante que entre 2010 y 2014 se hayan presentado 94 organizaciones que buscan el acceso a los escaños proveídos para el distrito. Un suceso importante de estas elecciones es que las dos sillas de negritudes quedaron en manos de la misma entidad: la Fundación Ébano de Colombia, fundada en 1998 en Sucre, pero que hasta ahora presenta candidatos a elecciones. Esta organización obtuvo 58965 votos, cifra más alta obtenida por cualquier organización en esta circunscripción desde 2006. La mayoría de estos votos provinieron de lugares como la Costa Caribe, el Eje Cafetero, Tolima, Huila y el Valle del Cauca.

Ha habido una gran polémica asociada con esta elección [2] ya que, aparte de que ambos futuros parlamentarios (María del Socorro Bustamante Ibarra y Moisés Orozco Vucuña [3]) no son de tez negra, pero lo que es más discutible es que se les han confirmado nexos con dirigentes y figuras controversiales de la Costa Caribe como Enilce López, condenada empresaria del chance, y Yahir Acuña, exrepresentante de las negritudes por Afrovides en 2010. Lo anterior ha molestado a algunas asociaciones de afrocolombianos como CENAFRO y Chao Racismo. Es interesante rescatar que la gran desorganización del distrito permite la inclusión de personas ajenas a la comunidad [4] y además refleja poca regulación sobre quiénes pueden acceder a las curules, lo cual dificulta la representación de las negritudes en el Congreso. Esto permite preguntarse si la circunscripción especial de afros es la mejor manera de que figuren los temas de especial interés de estos grupos en la política nacional.

En conclusión, las circunscripciones especiales presentan una gran variedad en cuanto a sus niveles de organización y competencia. Parte de este problema surge de intentar cubrir bajo un mismo manto –y un número reducido de representantes- a grupos tan diversos como los indígenas y los afros. Estos diversos niveles de (des)organización pueden ser también resultado del diseño mismo de estos distritos. Por consiguiente, es importante preguntarse si el diseño institucional actual es el más adecuado para promover la representación de las minorías en el Congreso.

____________________________________________________________________

[1] Las siglas corresponden a las Autoridades Indígenas de Colombia (AICO), Movimiento Alternativo Indígena y Social (MAIS) y Movimiento Unidad Indígena y Popular por Colombia (MUIPIC).

[2] Vea por ejemplo el artículo de Semana: ¿Por qué se indignaron los negros? O en la Silla Vacía: María del Socorro Bustamante, la aliada que volverá súper poderoso a Yahir Acuña

[3] Conozca más acerca de estos futuros congresistas en Congreso Visible y la Revista Semana.

[4] Esta idea también ha sido expuesta en el libro  Circunscripciones especiales indígenas y afro (1991-2010) escrito por Marcela Escandón Vega.