Congreso Visible
Universidad de los Andes

EN ALIANZA CON

El_Espectador
Compartir
Abr201524

Lo que hay detrás del 'plan tortuga' del Congreso

 

Por: Angélica Latorre Coronado.

 

Esta semana el Senado en pleno se dio cita para empezar el sexto debate a la reforma al equilibrio de poderes. Dada la lentitud que para algunos ha tenido la discusión de esta reforma constitucional, el Congreso ha sido acusado de ausentista y de estar en 'plan tortuga'.

 

¿Qué factores podrían explicar la supuesta 'lentitud' con la que se están dando por estos días las discusiones de la reforma? Aquí algunos puntos para el análisis:

 

Los impedimentos

 

Son un aspecto usual del día a día del Congreso. Se presentan cuando un congresista declara que no puede participar en la discusión y votación de un proyecto determinado, porque de lo contrario, estaría inmerso en un conflicto de interés. Esto ocurre porque los congresistas no pueden realizar ciertos actos que sean incompatibles con el ejercicio de sus funciones, por ejemplo, legislar en beneficio propio. Por esta razón, es requisito legal para los legisladores presentar la declaración juramentada de bienes, la mención sobre su carácter de socio en corporaciones o asociaciones, entre otra información relevante. 

 

Cuando el congresista se declara impedido, su solicitud de hacerse a un lado en la votación de un proyecto, se somete a votación de sus pares. El reglamento interno del Congreso así lo exige y por lo tanto, es común ver que al comienzo de muchos debates, los impedimentos están a la orden del día. Además, su importancia radica en que no son un aspecto meramente procedimental, dan cuenta de los sectores que senadores y representantes pueden estar representando de manera legítima con su presencia en el escenario legislativo, pero que deben ser de conocimiento público (Véase ¿Por qué es importante que los congresistas publiquen la declaración juramentada de bienes? A propósito del Senado colombiano).

 

Los impedimentos surgen, sobre todo, cuando se discuten proyectos de gran envergadura como la reforma al equilibrio de poderes, que por su carácter multitemático, toca intereses de políticos, jueces, altos funcionarios del Estado, de los mismos congresistas, por solo mencionar algunos.

 

Adicionalmente, si el congresista no se declara impedido, un compañero puede y debe recusarlo, es decir, impedir legítimamente la actuación de un congresista en un procedimiento porque hay un conflicto de interés. Esta denuncia debe ser estudiada por la Comisión de Ética de la respectiva Cámara y el recusado no puede participar en las votaciones, hasta que la comisión no de su veredicto.

 

Teniendo en cuenta lo anterior, no hay que ver los impedimentos como una forma deliberada de los congresistas de retrasar el trámite de una iniciativa, sino como un práctica deseable, porque impide que senadores y representantes aprovechen la prosición privilegiada que tienen para beneficiarse a sí mismos o a terceros.

 

Contexto electoral y ausentismo como estrategia

 

Usualmente en legislaturas atravesadas por un año electoral la productividad legislativa disminuye en lo que se refiere a presentación y discusión de proyectos de ley o acto legislativo y aumenta la actividad de control político. Esto no es característico del actual Congreso.

 

Según se dijo en algunos medios de comunicación, el ausentismo fue lo que salió a relucir esta semana en la discusión de la reforma al equilibrio de poderes. El Ministro del Interior Juan Fernando Cristo lo tildó de "cáncer" y pidió compromiso y disciplina (votar a favor de la reforma) a los miembros de los partidos de la Unidad Nacional. 

 

El ausentismo explica en buena parte la poca credibilidad de los ciudadanos en el Congreso de la República. Algunos congresistas la "ejercen" aunque esta no está contemplada en la Ley y existan sanciones disciplinarias.

 

Sin embargo, una lectura más pausada de los hechos permite pensar que el no ir a las sesiones, o asistir pero no votar, puede significar una estrategia para negociar con el gobierno o en el interior de la coalición misma. Así, la inasistencia o abstención pueden estar siendo em­pleadaa para expresar desacuerdo frente a una iniciativa del Ejecutivo sin incurrir en los costos políticos que generaría votar contra él. Igualmente, lo anterio, podría significar un desacuerdo frente a las directrices de su partido sin perjudicarlo políticamente (Véase Las inasistencias en el Congreso: Más allá de lo que dicen los medios). El ausentismo, específicamente, puede ser usado por la oposición para evitar la conformación de los quórums, en momentos en que la reforma al equilibrio, por estar en segunda vuelta, exige mayorías calificadas para ser aprobada. El Centro Democrático ya anunció que pedirá la comprobación del quórum en todas las sesiones que se vienen.

 

Por otro lado, el ausentismo, se podría explicar en el hecho de que hay congresistas apoyando a candidatos en sus regiones de interés, para asegurar la posibilidad de llegar a los lugares donde se toman las decisiones que pueden afectar a sus electorados y grupos de interés, donde la política se mueve a otro nivel.

 

Lo que le queda por hacer al Gobierno

 

El Gobierno podría convocar a los voceros de los partidos y definir las reglas de juego para este periodo legislativo en el que no solo impulsa la aprobación de la reforma al equilibrio de poderes sino otros proyectos relevantes de su agenda como el de la justicia penal militar. El Gobierno podría incluso pactar con los partidos de su coalición un calendario de días en los que van a sesionar las comisiones y plenarias. Pero claro, dependerá de la disciplina al interior de cada partido, lograr que los congresistas conformen los quórums para los temas más trascedentales.



Comentarios (0)

    Reportajes

    Equipo Congreso Visible
    por

    Equipo Congreso Visible

    1541 Posts    

    Reportajes del equipo Congreso Visible

    Últimas Publicaciones

    Contenido Destacado